¿Qué hacemos?

Las Obras Misionales Pontificio Episcopales de México (OMPE) “han tenido siempre como objetivo principal la ayuda de la evangelización propiamente dicha” (Estatuto 19). Es decir, ellas son las principales encargadas de animar y formar la conciencia misionera de todos los que conformamos la Iglesia que peregrina en México.

Así mismo, se encargan de fomentar entre los bautizados su participación activa tanto en la ayuda material como espiritual que tanta falta hace en aquellos lugares donde apenas es conocida la Buena Nueva de Cristo: “Mediante un fondo de solidaridad, las Obras Misionales Pontificias apoyan de modo prioritario a las Iglesias que atraviesan por situaciones difíciles y de mayor necesidad, ayudándoles, con el respeto debido, a hacer frente a sus fundamentales necesidades pastorales y misioneras, con vistas a su progresiva autonomía, y para ponerlas en condiciones de corresponder, a su vez, a las necesidades de otras Iglesias” (Estatuto 19).

 

Objetivos

  • Promover el espíritu de misión universal en la Iglesia que peregrina en México.
  • Alentar a todos los bautizados a que cooperen material y espiritualmente en la obra de la Evangelización.
  • Cooperar en el incremento de las vocaciones misioneras nativas.
  • La Pontificia Unión Misional (PUM)
  • Infundir en el presbiterio local la conciencia misionera.

 

Congresos

México fue pionero en la organización y realización de los congresos misioneros. En el año de 1942, Mons. Rafael Vallejo Macouzet, entonces responsable de las Obras Misionales Pontificias de la Propagación de la Fe y de San Pedro Apóstol, innovó en el campo de la animación misionera en México con la organización del primer Congreso Nacional Misionero.

Desde entonces, la Iglesia mexicana ha venido celebrando periódicamente estos congresos para avivar el espíritu misionero de todo el Pueblo de Dios, desde los niños y adolecentes hasta los agentes de pastoral.

A nivel nacional, tenemos cuatro tipos de congresos misioneros, con los cuales pretendemos abarcar la formación y animación misionera de toda la Iglesia que peregrina en México:

  • Congreso Nacional de la Infancia y Adolescencia Misionera (CONAMI)
  • Congreso Nacional Juvenil Misionero (CONAJUM)
  • Congreso Nacional Misionero (CONAMI)
  • Encuentro Nacional de la Unión de Enfermos Misioneros

A nivel continental, también se celebra un congreso misionero que surgió a partir del CONAMI, el Congreso Misionero Latinoamericano (COMLA), el cual, después de unos años pasó a convertirse en:

Congreso Americano de Misiones