INFANCIA Y ADOLESCENCIA MISIONERA

OBRA DE LA SANTA INFANCIA Y ADOLESCENCIA MISIONERA

  • HISTORIA

    Esta Obra nació en Francia en 1843 y fue fundada por Mons. Carlos Augusto Forbin-Janson, quien fuera Obispo de Nancy, el cual, conmovido por la situación de miseria y abandono de los niños en China, decidió crear la IAM con lineamientos parecidos a los que tenían la Obra de la Propagación de la Fe. Como dato curioso, la Obra en un primer momento es conocida como “Obra de los niños chinos” (y posteriormente como la “Santa Infancia”).

    Diez años pasaron para que México diera el primer aporte económico para ayudar a esta Obra, y es Campeche la diócesis que aparece como el primer lugar de México que da una cooperación de 250 francos, de lo cual se infiere que la Obra empezaba a ser conocida en algunas entidades del País, y sin duda, las que pusieron las primeras semillas de amor en los niños mexicanos para con la Obra de la Santa Infancia, son las congregaciones de origen francés, principalmente las Hermanas de la Caridad y las Hijas de la Caridad.

  • FUNDADOR

    Mons. Carlos Augusto Forbin-Janson

    El fundador de la Infancia Misionera nació en Paris, Francia. Su padre fue el célebre marqués de Janson, teniente general del ejército, y su madre descendía de los príncipes de Galean.

    Ingresó al seminario de San Sulpicio en 1809; a los 33 años fue ordenado sacerdote en Chambery y en 1824 fue nombrado Obispo de Nancy y de Toul.

    El 19 de mayo de 1843 funda, por inspiración de Paulina Jaricot, la Obra de la Santa Infancia, donde los niños, ofreciendo cinco céntimos al mes y rezando una breve oración, colaboran con la misión.

    Mons. Forbin Janson fallece el 11 de julio de 1844.

  • OBJETIVOS

    • Generar y acrecentar la conciencia misionera en los niños y adolescentes del país.
    • Involucrar a los sacerdotes, religiosos y religiosas, los padres de familia, catequistas, educadores, colegios, etcétera.
    • Diseñar, publicar y distribuir subsidios para la formación misionera de niños y adolescentes.
    • Organizar y promover proyectos de formación y animación misionera en coordinación con los planes pastorales diocesanos.
    • Promover la cooperación misionera en el espíritu del lema de la IAM: “los niños ayudan a los niños”

    Cfr. Estatuto de las Obras Misionales Pontificias, Art. 13

  • DECÁLOGO DE LA IAM

    1. Un niño misionero mira a todos los hombres con ojos de hermano.
    2. Un niño misionero conoce a Jesús, ama como Jesús, no se avergüenza de hablar de Jesús.
    3. Un niño misionero reza todos los días a su Padre Dios por sus hermanos, los niños de todo el mundo, y quiere que conozcan a su Madre, la Virgen.
    4. Un niño misionero siempre dice: ¡Gracias!
    5. Un niño misionero goza de poder dar, y de que los otros también puedan gozar al darle a él.
    6. Un niño misionero está alegre en el servicio.
    7. Un niño misionero sabe que su persona es más necesaria que su dinero.
    8. Un niño misionero es generoso, aunque le cueste.
    9. Un niño misionero busca soluciones y las encuentra.
    10. Un niño misionero siempre piensa en nosotros.
  • QUIERO SER MIEMBRO

    Pueden formar parte del grupo de la IAM todos los niños y adolescentes que quieran ser amigos y misioneros de Jesús a partir de los 4 hasta los 15 años de edad. Los más pequeños son recibidos en la Obra y los papás colaborarán con ellos. Es recomendable que el grupo sea mixto.

    Después de los 15 años cumplidos, pasan a formar parte de la Obra de la Propagación de la Fe (PF) en la Liga Misional Juvenil.

    Si requieres mayor información, te invitamos que te comuniques con nosotros a los teléfonos de oficina: (0155) 5750 0544, Lada sin costo 01800 561 6780 o al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  • QUIERO FORMAR UN GRUPO IAM

    Para formar un grupo de la IAM, es necesario que en las reuniones de catecismo parroquial, en las clases de educación en la fe o en los colegios, se les exponga y motive sobre:

      • La vocación misionera de todo bautizado.
      • La miseria material y espiritual en que viven millones de niños y adolescentes en los países de misión.
      • El bien que se les puede hacer.
      • Lo que Cristo y la Iglesia esperan de ellos.
      • Lo que es la Infancia y Adolescencia Misionera.

     

      • Se nombra un jefe de equipo.
      • Se eligen un lema o pregón, que les distinga y manifieste su ideal misionero.
      • Se determina la periodicidad de las reuniones del Equipo; de preferencia que sea semanal.
      • Se entrega a cada uno la credencial y el broche que lo acredita como miembro activo de la Infancia y Adolescencia Misioneras. (cuando sea ya digno de ellos, el tiempo lo determina el asesor).

     

    Una vez que existen niños y adolescentes interesados en pertenecer a este grupo, lo que pueden realizar es lo siguiente:

    • Los niños o adolescentes se forman en equipos de doce, a ejemplo de los apóstoles; puede ser mixto.
    • Cada miembro del equipo escoge el nombre de un apóstol a quien tratará de imitar.
    • Los miembros escogen un nombre para su equipo, también un patrono a quien le rezarán especialmente en cada reunión.

    Si requieres mayor información, te invitamos que te comuniques con nosotros a los teléfonos de oficina: (0155) 5750 0544, Lada sin costo 01800 561 6780 o al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  • ACTIVIDADES

    Cada año, en México, el tercer domingo de febrero, se celebra la Jornada DOMINF (Domingo de la Infancia Misionera), en la cual se incrementa la oración por las misiones y los misioneros, se recolecta la ofrenda económica y se realizan muchas otras actividades para promover la Pontificia Obra de la Infancia y Adolescencia Misionera en todos los sectores del pueblo de Dios.

    Cada Jornada DOMINF tendrá un tema y difusión especial, que se origina y orienta desde la Dirección Nacional, a través de carteles alusivos a dicha Jornada.

  • CURSOS DE FORMACIÓN

    Las Obras Misionales, preocupadas por la buena formación de aquellos que están al frente de los grupos de la IAM, realiza año con año la Escuela de Animación Misionera (ESAM), la cual es un proceso de formación donde se estudian y reflexionan los elementos fundamentales de la pastoral misionera, para poder realizar un mejor servicio como animadores o asesores de los niños y adolescentes en la Infancia y Adolescencia Misionera. La ESAM consta de dos niveles; cada nivel se cursa durante la primera semana de Pascua.

     

Más en esta categoría: « ESAM 2018