Del seguimiento al testimonio

Del seguimiento al testimonio

Itinerarios de encuentro con la Palabra  a través de la Lectio Divina

Ciclo C

 

 

Introducción

 

1.- La animación bíblica de la vida pastoral y la misión

“No es fácil definir los confines  entre atención pastoral a los fieles, nueva evangelización y actividad misionera específica  (Ad gentes) y no es pensable crear entre ellos barreras o recintos estancados”[1]. Esta dificultad para clarificar la misión se percibe igualmente en el Documento de Aparecida; sin embargo es posible distinguir tres espacios de la misión con sus interlocutores específicos: la misión como acción pastoral, como nueva evangelización y la misión Ad gentes[2].

La misión como acción pastoral incluye como interlocutores a los discípulos misioneros de Jesucristo comprometidos dentro de la Iglesia. Aparecida ha insistido en “la gran tarea de custodiar y alimentar la de del pueblo de Dios, y recordar también a los fieles de este continente que, en virtud de su bautismo, están llamados a ser discípulos y misioneros de Jesucristo” (n. 10). Hay muchos esfuerzos pastorales orientados al encuentro permanente con Jesucristo vivo de muchos cristianos comprometidos (n. 99); sin embargo, como afirmó el Santo Padre en el discurso inaugural de la Conferencia de Aparecida: “Se percibe un cierto debilitamiento de la vida cristiana en el conjunto de la sociedad y de la propia pertenencia a la Iglesia católica” (n.100b). Incluso nuestros Obispos reconocieron que  “en la evangelización, en la catequesis y, en general, en la pastoral, persisten también lenguajes poco significativos para la cultura actual y, en particular, para los jóvenes…Los cambios culturales dificultan la transmisión de la fe por parte de la familia y de la sociedad” (n. 100d).

 

[1] Redemptoris Missio, n. 34

[2] Esto no significa en modo alguno  que sea fácil su distinción y localización. Debemos advertir que están muy mezclados, geográfica, cultural y socialmente. Incluso a veces la mescla se da dentro de la misma familia, hasta dentro de un mismo corazón. Así, L.A. Castro, “La misión de la Iglesia en el Documento Conclusivo de Aparecida”, en: CELAM, Testigos de Aparecida (Bogotá-México 2008) 237-300, 243-256.

 

 

[1] Redemptoris Missio, n. 34

[2] Esto no significa en modo alguno  que sea fácil su distinción y localización. Debemos advertir que están muy mezclados, geográfica, cultural y socialmente. Incluso a veces la mescla se da dentro de la misma familia, hasta dentro de un mismo corazón. Así, L.A. Castro, “La misión de la Iglesia en el Documento Conclusivo de Aparecida”, en: CELAM, Testigos de Aparecida (Bogotá-México 2008) 237-300, 243-256.

Más en esta categoría: EL amigo del que sufre »